La Introducción de una revisión bibliográfica

La Introducción de tu revisión bibliográfica es el apartado que se ubica después del Resumen y antes de la Metodología. Aunque no haya ninguna regla escrita acerca de su extensión, es recomendable que no exceda las dos páginas y tiene como principal finalidad fijar los objetivos del trabajo.

¿Para qué sirve la Introducción?

Se trata, ni más ni menos, que del punto de partida de tu trabajo. En la introducción de tu revisión bibliográfica tienes que presentar en detalle cuál es el tema elegido, qué te ha motivado a escogerlo y a qué pregunta responde tu investigación, es decir, cuál es su principal objetivo. Para ilustrar la explicación puedes utilizar citaciones o bibliografía, en caso que lo consideres necesario.

Recuerda que al ser uno de los primeros apartados con el que se encontrará el examinador o profesor, este tiene que tener una redacción cuidadosa, atractiva y ligera para, así, despertar el interés del lector.

Estructura de la Introducción

La introducción de una revisión bibliográfica y del resto de trabajos académicos presentan una estructura bastante similar. A continuación detallaremos la que aplica para la revisión bibliográfica:

Presentación del tema

Lo primero que debes hacer en este apartado de la revisión bibliográfica es introducir el tema en el que vas a centrar tu investigación y definir el marco teórico en el que vas a moverte durante el resto de tu trabajo. Tienes que presentar cuál es el problema actual al que vas a enfrentarte durante tu revisión y añadir una breve descripción de las palabras clave que presentas en tu análisis.

Ámbito

Define sin preámbulos el tema de tu revisión bibliográfica. Por lo general tendrías que poder hacerlo en una sola frase. Cuanto más específico sea el tema, más fácil te será desarrollar la investigación a posteriori.

Relevancia de la investigación

Argumenta con la ayuda de artículos específicos, citaciones y bibliografía, la importancia científica del tema escogido. En este mismo subapartado deberás razonar el uso práctico de tu investigación, es decir, ¿para qué sirve en realidad mi trabajo? ¿Qué aporta?

Situación científica actual

Expón los artículos científicos más importantes publicados hasta el momento sobre el tema. Este punto sirve también para demostrar que se haya escrito lo suficiente sobre tu objetivo de estudio. Así, encontrar información al respeto te va a resultar más fácil.

Motivación

Es la indicación del problema y responde a la pregunta ¿cuál es el motivo de mi investigación? Puede ser desde una inquietud que hayas tenido desde pequeño hasta la lectura reciente de un artículo. Lo importante es que sea lo suficientemente interesante para captar la atención del lector.

Objetivo del estudio y exposición del problema

El objetivo responde a la pregunta ¿qué quiero conseguir con este análisis? Mientras que para desarrollar la exposición del problema puedes usar preguntas de investigación o hipótesis, en función del trabajo.

Tiempos verbales

El tiempo verbal que debes utilizar es el presente simple. La información sobre experiencias precedentes se escribe, sin embargo, en pretérito o pretérito perfecto.

Lista de requisitos para la introducción de tu revisión bibliográfica

¿Fue útil este artículo?
Marta

Marta es la responsable del mercado español en Scribbr. Es graduada en Administración y Dirección de Empresas y sabe lo complicado que puede llegar a ser escribir un buen documento académico. Es por eso que quiere ayudar al resto de estudiantes creando artículos que les faciliten la escritura de sus trabajos.

¿Tu TFG, TFM o tesis sin errores lingüísticos?

Obtén ayuda de un editor profesional de Scribbr.
Más info y tarifas »
Puntuación en Trustpilot de 9.9

Deja un comentario